INNOVAR O MORIR

Cómo hacer de la innovación un proceso clave del negocio

Desde que Steve Jobs, CEO de Apple, señaló que la innovación es la diferencia entre el líder y el seguidor, esa palabra se ha convertido en una de las más utilizadas. El atractivo de esa sentencia ha llevado a muchos ejecutivos a pensar cuánto tiempo dedica su organización a innovar. Y en caso de hacerlo, ¿se lo puede considerar como un proceso clave para la permanencia del negocio? ¿Está identificado siquiera como “proceso”?
Estamos acostumbrados a escuchar la existencia de actividades de innovación en grandes corporaciones como General Electric, Ford o Microsoft, pero ¿es aplicable a cualquier organización?

Es importante destacar que innovar no implica necesariamente hacer nuevas cosas, sino entregar nuevo valor al cliente. Asimismo, la innovación puede venir en varios sabores: a pequeña escala, localmente en un proceso de soporte del negocio, o en la forma que segmentamos el mercado, o en un nuevo condimento sobre la propuesta de valor de la organización. Al mismo tiempo, la innovación se puede dar a partir de cambios continuos incrementales o puede ser disruptiva, es decir, modificar la estructura de una industria.

En un mercado globalizado, Estratega es consciente de que el proceso de innovación es el único capaz de subsanar los problemas actuales: tasas de crecimiento reducidas, “comoditización” de productos y servicios, y competencia global. La percepción tradicional sobre el proceso de innovación se asocia al desarrollo de nuevos productos o al área de Investigación y Desarrollo. Esta percepción está incompleta: muestra solamente algunos de los caminos posibles para innovar, y muchas veces conduce a la erosión sistemática de las ventajas competitivas de una organización a lo largo del tiempo.

Las organizaciones de una industria determinada suelen implementar las mejores prácticas, en el afán por generar la innovación. No obstante, lo que en realidad se produce es un conjunto de competidores indiferenciados, pues las mejores prácticas de hoy reflejan la experiencia adquirida en el pasado, y su aplicación literal puede restringir las posibilidades de innovación de cara al futuro.

En e-STRATEGA utilizamos un radar con cuatro dimensiones rectoras y 8 subsidiarias. Este enfoque sirve como punto de partida para el diseño del proceso de innovación aplicable a cada organización:

Innovar o Morir

Con esta visión integral de la problemática de la organización, Estratega se especializa en el diseño de metodologías innovadoras, que resultan ser un híbrido entre la disciplina de las mejores prácticas del mercado y la agilidad de los procesos creativos innovadores.

Las dimensiones rectoras del modelo analítico precedente nos permiten:

  • Redefinir la propuesta de valor (oferta) de la organización a fin de maximizar su retorno.
  • Descubrir necesidades no satisfechas de clientes o identificar aquellos que se encuentran pobremente atendido.
  • Rediseñar los procesos clave para mejorar la eficiencia y la efectividad.

Crear nuevas maneras de llegar al cliente (dónde).

De esta forma, nuestro enfoque metodológico asegura que la organización -una compañía entera o tan sólo una gerencia u oficina específica- enfrente los desafíos del presente transformando los procesos, la plataforma tecnológica y la estructura organizativa para encarar las directivas de cara al futuro.

…Nosotros, Estratega, podemos ayudarlo a…

» Analizar la madurez de las actividades de innovación en su     organización.
» Diseñar e implementar el proceso de innovación organizacional.
» Construir un Tablero de Control de actividades de innovación.
» Elaborar un Plan de Mejora continua de innovación que fomente     el cambio.